El regreso de La Polla Recrods en su última batalla.

La Polla Records. El nombre suena potente. Suena a una parte de la historia, no sólo del punk nacional, sino de la historia contada desde los que estaban y están hartos. Hartos del fascismo, el capitalismo, el nacionalsimo, el autoritarismo, el catolicismo, la política, la alienación y la moda.

Letras escritas hace aproximadamente 40 años, pero que por desgracia son atemporales, solo hay que ver el momento social y político que se está viviendo estos días, especialmente en Barcelona.

16 años después del último concierto de La Polla y cuando pensaban que ya estaban muertos, ¡regresan!, como si de un Dios se tratara para los más fieles punkys anarquistas o inconformistas con el sistema actual.

Para muchos, las canciones de La Polla Records, siguen siendo a día de hoy, vía de escape para la rabia, frustración y odio hacia aquellos que ejercen el abuso de autoridad, así pues, uno de los momentos más coreados y de mayor estallido fue con el tema No somos nada, 30.000 personas cantaron con todas sus fuerzas «somos los nietos de los obreros que no pudisteis matar….Vosotros veréis qué hacéis, nosotros ¡ya veremos!»

Y como en todo desate de locura, el pasado sábado 26 de octubre, era fácil ver en el Palau Sant Jordi, vasos volando, lluvia de cerveza y los tradicionales pogos que acompañaron a La Polla Records en las 44 canciones que formaron el setlist. Una hora y cincuenta minutos de canciones encadenadas, con dos pequeñas pausas para reponer fuerzas.

Entre el público, diversidad generacional, los más veteranos, recordaban su juventud durante la época dorada de la banda de Evaristo Paramos y los jóvenes herederos del punk, podían ver por primera vez en directo a la mítica banda.

Pero antes del salto al escenario de La Polla Records, Enrique Villarreal El Drogas, se encargó de animar la fiesta durante aproximadamente una hora y media, con un repertorio formado prácticamente por temas de Barricada. El ambiente era más tranquilo que el que se respiró más trade con La Polla Recrods, donde los más rockeros esperaban con ganas que empezara a sonar Okupación, primera tema del repertorio, otros, en cambio, preferían ir ambientando la espera fuera del recinto.

La voz de El Drogas, una de mis favoritas, sonó limpia y clara, no puedo decir lo mismo de La Polla Records, donde el sonido flaqueó, aunque no importó mucho, la puesta en escena de Evaristo, propia de la sátira, fue más que suficiente para acompañar el último concierto de la banda.

Setlist El Drogas

  1. Okupación
  2. En la silla eléctica
  3. Sofokao
  4. En punto muerto
  5. Empujo pa’ki
  6. Bahía de pasaia
  7. Barrio conflictivo
  8. Cordones de mimbre
  9. Tentando a la suerte
  10. Víctima
  11. Como elefantes
  12. La hora del carnaval
  13. Animal Caliente
  14. Aprieta el gatillo
  15. Frío
  16. No hay tregua
  17. Peineta y mantilla
  18. Oveja negra
  19. Todos mirando
  20. Azulejo frío
  21. En blanco y negro.

SETLIST La Polla Records

  1. Salve
  2. Memoria de muerte
  3. Así es la vida
  4. Lucky man for you
  5. Nuestra alegre juventud
  6. El suicida
  7. Chica ye ye
  8. Los 7 enanitos
  9. Delincuencia
  10. Come mierda
  11. Ni descanso, ni paz!
  12. Maigenerasión
  13. Igual para todos
  14. Que turututu, ay que tururu
  15. Vuestra maldición
  16. Balada inculta
  17. Gol en el campo
  18. Hoy vamos a explicar la palabra feo
  19. Tú alucinas
  20. Eutanasia
  21. El congreso de los ratones
  22. Txus
  23. Europa
  24. Mundo cabrón
  25. Ciervos, Corazos y gacelas
  26. El avestruz
  27. A tu lado
  28. Radio krimen
  29. Punkyfer
  30. los monos
  31. Porno en acción
  32. Ellos dicen mierda
  33. No somos nada
  34. Socios a la fuerza
  35. La solución final
  36. Ya no quiero ser yo
  37. Carne paula picadora
  38. Iván
  39. Cara al culo
  40. Toda la puta vida igual
  41. La justicia
  42. Johnny
  43. La llorona
  44. Odio a los partidos

Sigue las novedades musicales aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.