La buena música siempre te hace erizar la piel…Santero y los Muchachos

El lugar L’ Oncle Jack. Ellos, Santero y los Muchachos, una combinación que se mezcla a la perfección, porque tanto el sitio como ellos desprenden buena energía y personalidad, lo que hace siempre que te deje huella.El sábado pasado volvían a rodar por la carretera para hacernos disfrutar y vivir en un acústico su «Rioflorido» junto con temas de su primer trabajo «Ventura«.Los acústicos personalmente me cautivan, se vive de otra manera, se sienten más cerca las palabras y la música te toca el alma, y por supuesto ellos lo consiguieron, y si le añadimos el cielo estrellado de L’oncle Jack y miramos hacia él mientras suena su ármonia y cerramos los ojos…el viaje es de otro planeta, es un viaje espacial sensorial.Los tres hermanos Miguel Ángel, José y Javi Escrivá, arrancaban agradeciendo la asistencia, agradeciendo el estar allí y en ese lugar tan mágico, a sus dueños que son geniales ( y doy fe de ello), a que hayan lugares con tanta alma y que apuesten por la música en directo.Nos comentaba Miguel Ángel, que en broma les decían, «cuando llenéis grandes escenarios ya no vendréis», y él, sonreía diciendo «está será nuestra casa siempre» y yo añado aquí, que ojalá llenen plazas, campos y lo que sea, porque lo valen, pero ojalá sigan siendo igual de auténticos en su música y nos regalen muchas más noches así, porque conseguir que todos los allí presentes nos quedáramos eclipsados, no es algo que muchos consigan en un formato tan personal.Su música sin estereotipos, con su Rock libre nos recuerda a un caballo bravo que también se relaja y se deja acariciar, y esto lo han sabido plasmar en su último trabajo, en un directo más lleno de carácter y más íntimo, con historias que a más de uno seguro le tocan de cerca.Comenzaron con «Abrácese Quien pueda» y ya sólo escuchar los primeros acordes se sabía que lo que iba a venir en adelante, era de decir «que bueno estar aquí».Los tres estaban más que cómodos e incluso se improvisaron, que eso es el puntazo de un directo así, se hace único y más si haces participe a todos los de la sala, con temas como «Aún«, dentro de su primer trabajo «Ventura«, y su estribillo que sonó a coro.La verdad es que tenían buenas voces y buen ritmo los asistentes, y se la sabían a la perfección, esa y todas, ¡así da gusto!Le dedicaron una canción a un chico del público » No te despidas de México» ya que de allí era, y se escucharon hasta mariachis entre el público con su sonido peculiar mexicano.También quisieron dedicarle a su hermano el tema de «Dani Boy» donde la nostalgia y el cariño, la batalla y la lucha mientras sonaba, se podía leer entre lineas en sus ojos y en los que han vivido un capítulo así ( y digo capítulo con todo el afecto, porque es eso, una hoja que se puede hacer eterna, pero que se consigue pasar), es un tema sensible pero con ritmo, con optimismo y con energía, al finalizar el tema, el aplauso que se creo, estoy segura de que a Dani le llego.Con «Octubre«, para todos los que han vivido el ser madres o padres, creo que es de esos temas en que hace que los ojos se iluminen y brillen, yo no sé si llegaría el día en que «Octubre» tenga significado directo para mí, pero si llega, sin duda sería una canción que le cantaría.»Ventura«, «Volver a casa» o «Mañana Asesina«, son de esos temas que los disfrutas desde principio a fin y te entran ganas de danzar pensando en nada más que en disfrutar ese momento.Personalmente «Ventura» a mí me consigue ese efecto, es como medicina cósmica, pero si hablamos de esa medicina no puedo no nombrar «El Perdedor» que sonó al unísono y de la que estoy enamorada de una frase suya ( bueno de varias) «no hay canción si no hay herida», la letra es tremenda, «pero jamás vivir arrastrado, quizás es el único acierto, no hay más respuestas…» y con «Estamos Bien«, pues como dice el título, gozada.He de decir que la química entre público y ellos era más que palpable, no hubo canción que no fuera cantada ni melodía sin acompañamiento.La ausencia de Soni por un asunto personal, más que importante ( mucho ánimo) dejaba lugar a la incorporación de Javi, el pequeño de los hermanos, el «becario» llamado así cariñosamente, y con el que hubo mucho juego por parte suya y del público, y es que ya os aseguro que un «becario» así ya lo quisieran muchos grupos, vaya destreza, si le dejas te canta y fijo que lo hace bien.Tengo todo el convencimiento de que su música no va a dejar de sonar, de que los que allí estuvimos, diremos un día, «yo les viví acariciando y erizándome la piel», de que van a llegar lo alto que quieran y que los veremos cabalgar por muchas laderas.Gracias «muchachos» por desnudaros así y hacer de un acústico un recuerdo que nos acompañará al escucharos, y como dice vuestro tema «Para siempre no existe» pero conseguisteis que esa noche a más de un@ se le prolongue en el tiempo, ya no es igual poner vuestras canciones, ya suenan diferentes, ya tienen una historia vivida.Gracias a L’oncle Jack por hacer posible que la música no pierda su origen.¿Quieres estar al día de las novedades musicales? Entra aquí.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.